La grandes fortunas no entienden de recesiones. El número de multimillonarios no ha dejado de crecer en España durante lo peor de la crisis y ha tomado un nuevo impulso con el crecimiento económico: los millonarios españoles han crecido un 24% desde que se registraron los primeros atisbos de recuperación. 549 personas declararon un patrimonio superior a 30 millones de euros.

Por OIHAN VITORIA | Foto: Maria Galan Clik / Alamy Stock Photo

A pesar de que las cicatrices de la crisis económica aún siguen latentes en numerosos sectores de la sociedad, el lujo en España sigue siendo un valor al alza. Así lo demuestra la última estadística del impuesto sobre el patrimonio publicada este martes por la Agencia Tributaria. Acorde a las declaraciones fiscales correspondientes a 2015, el número de multimillonarios ha crecido un 24% desde el inicio de la recuperación económica en 2012, y España tiene ya más del doble de superricos que antes de la recesión.

No han tenido que apretarse el cinturón ni lo más mínimo. El ritmo de crecimiento ha sido trepidante para los sectores más adinerados y apenas han sufrido consecuencias flagrantes en el transcurso de la crisis económica. Lo contrario: durante los dos últimos ejercicios fiscales la cifra de grandes fortunas ha aumentado un 8% cada año. Asimismo, el número de ciudadanos que declaran un patrimonio neto superior a los 30 millones de euros no ha dejado de crecer y duplican con creces a los que había en el 2007.

Casi la mitad del PIB

Actualmente, España cuenta con 549 personas que declaran tener bienes y derechos valorados en más de 30 millones de euros, un 55% más que hace cuatro años y 2,3 veces más que la cantidad de hace una década, antes incluso de que estallara la crisis. Del mismo modo, más de 57.000 personas dicen tener patrimonios superiores a los 1,5 millones de euros, un 10% más que hace cinco año.

El patrimonio total de los supermillonarios asciende a 582.612 millones de euros, casi la mitad del PIB español. La mayor parte de ese patrimonio —el 76% del total— proviene del sector mobiliario, y se traduce en acciones, depósitos y otros instrumentos financieros. Datos que coinciden con el buen momento por el que está pasando el lujo en España: por cuarto año consecutivo, las ventas del sector del lujo han aumentado un 9,7%, un porcentaje superior a la media mundial y sólo superado por Francia.