Desaparecido de nuestras pantallas durante un tiempo, el actor argentino Leonardo Sbaraglia regresa. Y lo hace con una serie bajo el brazo, ‘Félix’, el nuevo trabajo del director Cesc Gay para Movistar, que se estrena este mes. Intriga, misterio y un toque cómico. Como el suyo

Por CARLOS NIETO

Lo hemos echado de menos. Después de arrasar en medio mundo con Relatos salvajes, Leonardo Sbaraglia (Leo en las distancias cortas) vuelve a España con una serie para Movistar. En Félix interpreta a un profesor de instituto del mismo nombre, perdido en Andorra tras la desaparición de la chica de la que se acaba de enamorar. Sbaraglia lo fue todo en el cine español y de repente… desapareció. Pero no, no se extrañen, en realidad le llamaba su tierra natal. Con él nos hemos citado para hablar de cine, series, España, identidad, Argentina… Y redes sociales.

Leonardo Sbaraglia: "Las comedias que me llegan son una basura"

Leonardo Sbaraglia, protagonista en Félix, la nueva serie de Cesc Gay para Movistar

– CÓDIGO ÚNICO: En Félix Leonardo Sbaraglia se pasa a la comedia pero parece que siempre le ha tirado más el drama…

– LEONARDO SBARAGLIA: Sí, es raro. Ha sido algo aleatorio… Y tampoco. Como actor me han tocado personajes de mucha intensidad. Y eso que mi personalidad es algo diferente: se me caen las cosas… soy un poco torpe. Pero tengo una explicación: los guiones bien escritos es más fácil que te lleguen de drama que de comedia.

– CÚ: O sea, que no le hace ascos a la comedia…

– LS: La comedia se mueve en una delicada cuerda. Es muy difícil que tenga una buena ingeniería. Una buena comedia la pueden hacer Damián Szifron (Relatos salvajes) o Cesc Gay. Pero la gente que hace comedia quiere ganar dinero. Y, en general, las comedias que me llegan son una basura… ¡Claro! Le ves la especulación detrás. No ves la intención de contar una historia, que tenga humor… Y yo he querido tener una carrera de la que sentirme orgulloso e identificado con lo que hacía.

– CÚ: Al menos ha tenido la oportunidad de elegir…

– LS: Sí, pero es que además he tenido personajes superdensos, en películas muy intensas. Pero el tema de la comedia me encanta. Lo he hecho en Argentina, en una miniserie que se llama Impostores: comedia pura y dura. Me encantaba. Tenía que hacer imitaciones junto a Leticia Bredice, Federico Luppi… Pero es verdad que de 70, 80 trabajos que habré tenido 65 son de drama [risas].

– CÚ: El caso es que llegó desde Argentina, triunfó y estuvo aquí mucho tiempo. Pero, de pronto, se fue… ¿A qué se debió?

– LS: Yo he sido muy feliz en España. Pero me pasaron dos cosas. Por un lado, mi hija nació en 2006 en Madrid. Y estaba en mi mejor momento. Podría haberme cansado de trabajar aquí. Me trataban como uno más de aquí. Y, por otro lado, hay algo de la extranjería que, a pesar de que te lo den todo, te sigues sintiendo un foráneo… Yo lo sentí con el idioma. Cuando volví me di cuenta. Regresé a Argentina tras ocho años fuera y volví a trabajar y hablar en argentino. ¡Me di cuenta de lo que había perdido! Hay unos pliegues muy sutiles que te cambian. Lo percibes hasta en el rostro.

“He hecho personajes superdensos y películas muy intensas, pero la comedia me encanta”

– CÚ: Se lo digo porque Leonardo Sbaraglia era prácticamente un ‘sex symbol’. Carmen tuvo algo que ver, claro…

– LS: ¡Sí, Carmen! Supuso un antes y un después, o también la serie que hice, Al filo de la ley. Fueron cosas que me acercaron al público. Y entonces hasta me ofrecieron hacer publicidad. Hice un comercial de un champú y de unos grandes almacenes [risas]. Cuando pasa eso, es que ya eres popular. Te das cuenta de que estás instalado en la sociedad española. Pero ahora hay muchos jóvenes que no me conocen… 

– CÚ: Y eso a pesar de Relatos salvajes…

– LS: Hace poco me pasó en una presentación. Se me acercó una chica y me dijo: «¿Y tú quién eres?». Y yo le pregunté: «¿Cuántos años tienes?». «26» [risas]. Eso me pasa aquí. Pero en Argentina hay chicos de 12 años que me conocen, sobre todo por Relatos salvajes. Fue bestial, la película argentina más vista de la historia. Me ha renovado el público. Además es que allí me han visto desde los 15 años. Hay tres generaciones que me han seguido. Aunque sigo teniendo un vínculo muy cercano con España.

– CÚ: Pero hasta Félix prácticamente no le habíamos vuelto a ver por aquí…

– LS: Sí. En su momento, cuando vivía aquí, había algo que me costaba. No tenía muy clara mi identidad, aunque ahora sí la tengo [risas]. Cuando me daban papeles aquí, me daban muchas licencias lingüísticas por ser argentino… a pesar de interpretar a un español. Y así era un poco difícil encontrarte a ti mismo. 

– CÚ: O sea, que Leonardo Sbaraglia no es ni argentino ni español…

– LS: Si te expresas a través de tu identidad lingüística, esta te pertenece. Pero no digo que por eso dejara de trabajar aquí. Lo que pasó es que necesitaba pasar la transición entre ser joven y adulto en Argentina [risas].

– CÚ: ¿Le han seguido llamando de España?

– LS: Dejé de trabajar como español en España, pero hace poco me llamaron para hacer una serie en prime time, aunque no pueda. Me encanta que me hagan estas propuestas, pero significaría mudarme aquí y traerme a mi hija, que ahora tiene 12 años. Pero no tengo problema en ir y volver y hacer algo tan maravilloso como Félix o una película. Cómo siga ahora el camino, no lo sé…

– CÚ: Entonces, ¿es más un asunto familiar?

– LS: Bueno, mi hija vino tres veces a verme durante el rodaje. Ahora está entrando en la etapa de secundaria. Y, ya sabes, amigos, redes sociales… Ni me hables [risas].  

– CÚ: ¿No le gustan?

– LS: Qué va, soy muy de Instagram, aunque no soy tan activo. Cuelgo de vez en cuando, aunque me encantaría tener un millón de seguidores [risas]. Pongo fotos lindas, las retoco, hablo de mis estrenos… Pero bueno, volviendo a lo otro, cuando mi hija crezca va a ser todo más fácil para moverme y aceptar trabajos de aquí y allá… Aún así, me paso la mitad del año fuera de Argentina: trabajo en Brasil, Uruguay, México… pero en algún momento volveremos a full a España. Que no te quepa duda.