El mundo de la arquitectura está de celebración. Frank Gehry cumple 88 años.

La propuesta del canadiense es anteponer el factor artístico e icónico de la arquitectura por encima de valores sociales o económicos. Así, a través de sus obras ha conseguido regenerar ciudades, como el Museo Guggenheim de Bilbao, redecorar paisajes naturales, como la Bodega Marqués de Riscal, o sencillamente dejar una huella eterna, como la Casa Danzante de Praga. Su trabajo se caracteriza, principalmente, por concebir las construcciones como arte en sí mismo y utilizar materiales innovadores para su edificación.

Aunque como todo creador tiene sus detractores, la crítica especializada ha valorado el atrevimiento de Frank Gehry a lo largo de su carrera. El arquitecto ha sido galardonado, entre otros, con el Premio Pritzker (1989), Premio de la Fundación Wolf de las Artes (1992), Premio Friedrich Kinsler (1998) o el Premio Príncipe de Asturias de las Artes (2014).