Fernando Guallar: «Tenía claro que no me iban a coger en ‘Velvet Colección’»

Es la cara nueva del momento, Fernando Guallar es Sergio Godó, el protagonista de ‘Velvet Colección’. Estos meses ha tenido la complicada tarea de ‘reemplazar’ a Miguel Ángel Silvestre como galán en la serie. Y ha cumplido con nota. Tanto que ya le esperamos en la nueva temporada, aunque para eso habrá que esperar. De momento, el último capítulo de la 1ª temporada llega este viernes a Movistar… 

Por CARLOS NIETO

Este año no ha parado: Dos series (Amar es para siempre y Velvet Colección), una película (Gente que viene y bah) y entre medias le ha dado tiempo a terminar la carrera. Arquitectura, para más señas. Está claro que Fernando Guallar ha llegado para quedarse.

En Velvet Colección, cuya primera temporada termina este viernes 24 de noviembre en Movistar + (en vídeo bajo demanda, pero también el domingo a las 22:00 en #0); es Sergio Godó, el galán de las nuevas galerías que han abierto en Barcelona.

Y aunque la sombra de Miguel Ángel Silvestre es alargada, lo cierto es que el trío entre Fernando y las dos protagonistas femeninas, Clara (Marta Hazas) y Elena (Megan Montaner); ha dado mucho de sí. Hablamos con Fernando Guallar de su papel y de la oportunidad que la ha supuesto su alter ego Sergio Godó y que podemos esperar de la segunda temporada, allá por 2018…

  • Código Único: ¿Cómo has llevado el ser protagonista de una serie tan apabullante como es Velvet Colección
  • Fernando GuallarComo actor y persona la verdad es que ha sido un reto. Ocupar un lugar protagonista entre gente con tanta experiencia y tan buenos actores conlleva un trabajo extra. Tienes que buscar tu espacio y guardarlo para ti. Que seas el protagonista en una serie con compañeros con más experiencia es difícil, porque toca plantarse y mostrar toda la seguridad posible. Es una responsabilidad muy grande. Soy muy exigente con mi trabajo y el rol de protagonista impone, pero he sabido llevarlo. He preguntado con humildad a mis compañeros y he aprendido un montón.
  • CÚ: De hecho, no debe haber salido tan mal si estarás en la segunda temporada…
  • FG: Sí, yo creo que en la historia de Velvet Colección, Sergio es un personaje muy importante y su familia (los Godó) son esenciales en las tramas. Queda mucho por contar en la segunda temporada. ¡Larga vida a Velvet! (ríe)
  • CÚ: Por cierto, ¿cómo se supera que te deje Megan Montaner (su ex novia Elena en la serie)? 
  • FG: (Ríe) Bueno es que Megan ha sido una compañera con mucha luz y buena energía. Hay algo muy bonito en ella. Es uno de los pilares de Velvet Colección y además se puede hablar con ella. En cuanto a Sergio… Pues está hecho polvo, lo que pasa es que ya lo había enterrado. Había cerrado la cicatriz, pero de repente aparece y es lo que le faltaba… Se encontraba cómodo en Velvet, había empezado a sentir algo por Clara (Marta Hazas) y llega ella y le descoloca todo.
  • CÚ: Este año has compaginado dos series, te has atrevido con una película y te ha dado tiempo a terminar la carrera… ¿Cómo has podido con todo?
  • FG: A costa de muchas cosas. Ha sido un año precioso, muy bonito; pero muy duro. Se juntaron Amar es para siempre con Velvet Colección y las compaginé durante un tiempo… Y a la vez la carrera. He tenido que trabajar muchísimo y a veces me he sorprendido a mí mismo de tanta fuerza de voluntad. He hecho muchos sacrificios, durmiendo menos… Sinceramente, creo que ahora duermo peor (se ríe). Y eso que ahora puedo dormir más. Por supuesto no tengo pareja y no he dedicado tiempo a mis amigos, pero afortunadamente son amigos de verdad y lo han entendido.
  • CÚ: Quién te lo iba a decir cuando empezaste en Amar es para siempre… 
  • FG: Amar es para siempre ha sido la gran oportunidad: Velvet Colección no hubiera pasado sin ella. En una serie diaria tienes que resolver rápido, es una escuela. Hice muchos castings y el director me dijo «esto va a ser un master, eres un buen actor y aquí vas a aprender muchísimo». Aún me acuerdo del orgullo que sentía el grupo cuando les dije que me iba a Velvet Colección. Hay un sentimiento de equipo único. Han sido 10 meses seguidos con ellos. En mi último día en Amar… las últimas secuencias con Lucía Martín (María en la serie) no podía ni hablar de las lágrimas, ni ella tampoco. Es algo que me guardo para la toda vida.
  • CÚ: Cada vez te pararán más por la calle…
  • FG: Si, es bonito. Me he parado siempre pero ahora hay gente que habla contigo y es más enriquecedor. Noto que cada vez va a más y no me importa.
  • CÚ: ¿Hay espacio para ser un galán diferente, para aportarle tu toque en una serie como Velvet Colección?
  • FG: Yo lo creí desde el principio, tanto la gente del casting como yo. Sería un galán diferente… Es verdad que hay algo negativo con los galanes. A alguna gente le crea un rechazo. Está asociado a una imagen de éxito y hay gente que no lo sabe digerir. Ahora son personajes fuertes, con músculos, con mucha carisma, se relacionan con todas las mujeres… Un éxito muy obvio. Pero Sergio no, no olvidemos que Velvet Colección es una serie de época. Y yo creo que entonces no eran tan carismáticos. Sergio tiene cierta carisma, pero no es carismático. Es muy elegante, pero es un hombre hermético. Es un hombre misterioso. Es un tío antiguo (ríe). Me ha gustado llevarlo por ahí. Es un personaje al que cada vez quiero más.
  • CÚ: Es algo que se ha visto además en la evolución de Sergio en la serie…
  • FG: Me gusta darme cuenta de que está sólido; de que es un disfraz que ya está cosido y sale solo. Cuando me veo en Amar… veo a alguien diferente, pero veo mi cara. Es bonito ver la diferencia. Sergio está bastante construido y estoy deseando verle en la segunda temporada…
  • CÚ: ¿Y qué nos puedes adelantar de la segunda temporada… Si es que puedes?
  • FG: Sólo puedo decir… (se lo piensa y se ríe) Bueno, va a entrar durante un tiempo otro galán con el que voy a rivalizar un poco…
  • CÚ: Ahora es que estamos en La Edad de Oro de las Series, ¿no crees?
  • FG: Sin duda. La crisis que hubo hace cinco años… ¿hola qué tal? (ríe) Hace años era imposible meterte en ficción si no tenías un nombre y ahora hay tanta ficción que es inevitable apostar por nuevas caras. A veces me emociono de la apuesta de Bambú y Movistar conmigo… Cuando una serie como Velvet Colección, con un galán como Miguel Ángel (Silvestre) se va, el vacío que queda es muy grande. Y era muy fácil poner a un actor aún más mediático. Así que cuando me llamaron, hice un casting muy tranquilo porque tenía absolutamente claro que a mi no me iban a coger. Cuando estaba avanzado, ya me entraron los nervios.. (risas). Con toda esta revolución de las series solo tengo una palabra: gracias. Es brutal la inversión de Movistar, tiene series que son una maravilla. Y las que vienen. Va a crear mucho trabajo y muchas oportunidades.
  • CÚ: Ahora ya no hay actores solo de cine o solo de tele…
  • FG: …No solo aquí, en América también. Se están haciendo series de calidad. No es comparable al cine en tempo, pero una serie es un trabajo super interesante. Y aquí en España ya hay muy pocos actores que solo hagan cine. Cuantos menos elitismos, mejor.
  • CÚ: Por cierto, acabas de terminar el rodaje de tu primera peli, Gente que viene y bah
  • FG: Está basada en una novela que ha tenido mucho éxito. Yo soy Víctor, el novio de Bea (Clara Lago). Tenemos una relación bastante sólido… Pero ocurre algo que lo cambia todo. Es una comedia romántica pero no lo típico. No es histriónica, es muy de situación y el elenco es una maravilla. Y Clara ha sido una sorpresa, entiendo su éxito: humildad, generosidad… Y luego todo el equipo, que ha creado un ambiente especial.
  • CÚ: ¿Qué le pides al futuro?
  • FG: Ahora mismo le pido descansar. Voy a cogerme unos días, necesito recuperar cosas: darle amor a mi gente y viajar. La segunda temporada de Velvet Colección no vuelve hasta marzo, así que estoy abierto a cosas, pero puntuales. A 2018 le pido dos cosas, porque yo pido mucho: más cine con un personaje un tanto diferente, me gustaría darle un giro; y teatro. Y me encantaría trabajar en el extranjero. Yo creo que si visualizas las cosas es más fácil que lleguen…