Ferit Sahenk, el emperador turco del lujo

Medios de comunicación, coches, hoteles de lujo, bancos, clubes de baloncesto… No hay negocio que le sea ajeno a Dogus Group, el imperio que preside el turco Ferit Sahenk y que se ha fijado en los locales de ocio españoles de diseño para seguir expandiéndose.

Por VÍCTOR GODED

A finales del siglo XIX, junto al madrileño Paseo de la Castellana, abría las puertas el palacio de Anglada. Para su construcción no se escatimó en recursos: granito, piedra de Novelda, hierro… El estilo árabe, de moda entonces, marcó la tendencia de un ecléctico edificio que impresionaba a los visitantes y atraía a lo más granado de la aristocracia. Aunque lo que realmente les hipnotizaba era su réplica del Patio de los Leones de la Alhambra. Pero ni con toda su belleza fue capaz de evitar que la piqueta lo demoliera ochenta años después. Madrid se había quedado huérfana de un edificio a la altura de la alta sociedad madrileña. La orfandad duró hasta mayo de 1972 cuando, sobre el mismo solar, se levantó lo que hoy es el hotel Villa Magna.

La historia de este templo de lujo no es lo que llamó la atención a Ferit Sahenk cuando, en febrero de 2016, extendió un cheque de 180 millones de euros para hacerse con él. Su interés residía precisamente en ese aroma de exclusividad que destilan sus salones y pasillos. Era la primera gran maniobra en nuestras fronteras del séptimo hombre más rico de Turquía. Pero la hostelería de lujo no le era ajena, poque Sahenk ya había extendido los tentáculos del Dogus Group sobre otros establecimientos emblemáticos de Europa. Además de con el Villa Magna, en menos de dos años se hizo con el Astir Palace y el Athens Hilton, en Grecia; el D-Resort Sibenik, en Croacia; el Capri Palace, en  la isla italiana de Capri; y el Aldrovandi Palace, en Roma.

La llave que le abrió las puertas de nuestro país fue el BBVA. El conglomerado Dogus Holding recibió un curso intensivo de español cuando vendió el 25% de Garanti, el mayor banco de Turquía, a la entidad de Francisco González por algo menos de 3.000 millones de euros. Desde entonces, Dogus ha movido con soltura fichas en territorio español. Primero atacó con la adquisición del 70 por ciento de Marina Barcelona 92 en diciembre de 2015, en una operación que le costó 52 millones de euros.


La venta de sus acciones en Garanti Bank al BBVA por casi 3.000 millones de euros le  abrió a Sahenk las puertas de España


Con un pie plantado en la Ciudad Condal y el otro en Madrid, Ferit Sahenk no ha dudado en seguir colonizando el alto standing español a golpe de talonario. Su última acción ha sido pagar 180 millones de euros para que las facturas (y los beneficios) de los restaurantes de moda El Paraguas, Ten con Ten, Amazónico y Ultramarinos Quintín, del grupo El Paraguas, llegaran a su poder. Un escaparate perfecto para adentrarse en el mercado español, porque sus establecimientos presumen de clientes como Cristiano Ronaldo, la reina Letizia, José Bono, José Luis Rodríguez Zapatero y muchos ejecutivos del Ibex 35. «La similitud entre la cultura turca y española hace que sea fácil llegar a un entendimiento y a construir una relación de confianza», aseguraba en una entrevista a ‘El País’ en 2011. Una charla en la que ya entonces no ocultaba sus intenciones. Así que no será su última compra.

Una vez que Ferit Sahenk ha ingresado en el club de los VIP nacionales, toca contestar la pregunta del millón: ¿Cómo ha llegado hasta aquí? El origen de su holding y su fortuna se remonta a los años 50, cuando su padre, Ayhan Sahenk, fundó Dogus Group invirtiendo todos sus ahorros, una apuesta que pronto se transformó en bendición. En menos de diez años no había carretera, puerto, hospital u obra pública de gran envergadura en Turquía que no pasara por sus manos.

Con la economía a buen recaudo, el siguiente paso de Ayhan fue pensar cómo gestionar su herencia. Para eso adiestró a su hijo Ferit, que se fogueó primero en The American School, en Suiza (TASIS); se especializó después en Marketing y Recursos Humanos en el Boston College; y acabó de convertirse en el hombre de negocios que es hoy formándose en la Business School de Harvard.

En 1989, cuando regresó de su selecta formación internacional, tenía un puesto aguardándole en la compañía que mejor se ajustaba a su personalizado currículum. Durante su estancia en Estados Unidos, los tentáculos de Dogus Group habían alcanzado otros sectores, especialmente el bancario, y nada más a terrizar en Estambul, Ferit ya tenía un despacho en las oficinas centrales de Garanti Bank, la joya de la corona familiar.

El infarto que acabó con su padre lo catapultó a él a la presidencia de Dogus Grupo cuando apenas tenía 37 años. Y Ferit Sahenk, que hoy tiene 53, cumplió con creces, mejorando mucho las cifras de su predecesor.

Buscó los mejores compañeros de viaje y cerró acuerdos internacionales con las primeras marcas de prácticamente cualquier sector: Gucci, Emporio Armani, Audi, Porsche, Lamborhini, Bugatti o Bentley. Su grupo atesora también balnearios, centros terapéuticos y gimnasios, hoteles de lujo, boutiques y hasta una agencia de viajes. Por negocios que no quede.

Una de sus parcelas preferidas son los medios de comunicación: para eso cuenta con la división Dogus Media Group, creada en 1999 con la adquisición de NTV, que controla en Turquía canales temáticos como National Geographic. Y también tiene acuerdos con grandes editoriales como Condé Nast, con la que edita la versión turca de Vogue. Es un pequeño clon de Donald Trump (por el momento, sin su afán político) que, además, controla más del 10 por ciento  del mercado publicitario de su país.


Controla medios de comunicación y el 10% del mercado publicitario de su país. Es el Trump turco


Ahora está centrado en nuestro país, pero en su horizonte se atisban Roma, París, Nueva York o Miami. Y siempre con su política de alianzas. «Si Turquía abraza  los principios occidentales y los implementa –asegura Sahenk–, se convertirá en un amigo y socio natural de Europa». Ahí queda eso.

Las cifras de un emporio

2.200 millones de dólares

Esa es la fortuna estimada de Ferit Sahenk. Su hermana y su madre, que le cedieron la gestión de su parte del negocio, también son millonarias. Atesora la séptima mayor fortuna de Turquía.

45 millones de dólares para que Darussafaka fichara a Brad Wanamaker

Aunque Dogus Group es dueña del club de baloncesto Darussafaka, Sahenk es hincha de su rival, Fenerbahçe. Y hasta puso el dinero para que fichara a la gran estrella del primero, Brad Wanamaker.

250 sociedades en Dogus Group

La corporación que dirige tiene un cuarto de millar de sociedades que operan en todo tipo de áreas productivas. Está instalada en 26 países diferentes y en total ha creado y mantiene 18.000 puestos de trabajo.