70 años de la muerte de Ghandi

El 30 de enero de 1948, el mundo recibía en shock la noticia del asesinato de Mahatma Gandhi, inspirador y líder del movimiento de independencia indio. Su multitudinario funeral se celebró al día siguiente. Dos millones de personas se agolparon a lo largo de las cinco millas que recorrió el cortejo hasta el lugar donde su cuerpo fue incinerado.

Por RODRIGO PADILLA

La multitud le aguardaba esa tarde para compartir con él su rezo diario en Birla House, la residencia que ocupaba en Nueva Delhi. No era solo el artífice del recién nacido Estado indio independiente, un hombre querido y admirado por personas de todas las castas y religiones, también era un líder religioso para la mayoritaria población hindú del país.

Mahatma, «alma grande», era el título que Gandhi se había ganado después de años de lucha pacífica contra las autoridades coloniales británicas. De pronto, un hombre de elevada estatura, vestido con un uniforme caqui, se adelantó hacia Gandhi. Pero no quería tocarle los pies en señal de respeto, como hacían muchos, sino que sacó una Beretta de nueve milímetros y disparó tres veces. El frágil anciano se dobló y cayó al suelo con su khadi blanco empapado en sangre.

Eran las 17:17 horas, aunque la noticia no se dio hasta casi una hora después. El Gobierno temía que se produjera una matanza. De confirmarse que el asesino era un musulmán, los disturbios y enfrentamientos interreligiosos, que ya habían dejado miles de muertos en los meses previos, volverían a recrudecerse. Las tensiones se venían repitiendo desde el anuncio de la partición de la India británica.

A partir de agosto de 1947 nacieron dos países, la Unión India, mayoritariamente hindú, y un estado musulmán, Pakistán. El propio Gandhi se había mostrado contrario a esta decisión, pero la aceptó como única forma de mantener la estabilidad de un Estado precario. Los nacionalistas indios lo consideraron una cesión inadmisible, y muchos culparon al Mahatma. Entre ellos, el radical Nathuram Godse, autor de los disparos. Su inmediata detención y confesión permitió al Gobierno anunciar que el asesino de Gandhi era un hindú, lo que evitó un baño de sangre.

Birla House, mansión en tiempos propiedad de una acaudalada familia de comerciantes indios y residencia de Gandhi durante sus últimos meses, es ahora un museo dedicado a su figura. Se encuentra en el corazón de Nueva Delhi, el distrito administrativo construido a principios de siglo por los británicos. No muy lejos está el Raj Ghat. Este memorial se alza a orillas del río Yamuna, hasta donde se llevó el cuerpo de Gandhi al día siguiente de su asesinato. Una sencilla losa de mármol negro señala el lugar donde fue incinerado.

Protagonistas

70 años de la muerte de Ghandi 3

Mahatma Gandhi (1869-1948)

Hijo del gobernador de Porbandar, recibió educación religiosa y estudió Derecho en Londres. Su resistencia no violenta fue vital para la independencia de la India.

70 años de la muerte de Ghandi

Nathuram Godse (1910-1949)

Nacionalista de ultraderecha e indignado por la tibieza de Gandhi ante la separación de Pakistán, se unió al plan para asesinarlo. Murió ahorcado.