10 deportistas que vencieron al cáncer

Todo un ejemplo de superación, estos 10 deportistas son la prueba viviente de que se puede vivir plenamente después de superar un cáncer. Desde Yeray al siempre controvertido Lance Armstrong. Volvieron para ganar… Y vivir.

Por CARLOS NIETO

La noticia de que el entrenador del Sevilla, Eduardo el Toto Berizzo ha sido diagnosticado de un cáncer de próstata ha sacudido el deporte mundial. Los mensajes de apoyo y reconocimiento no han sino multiplicarse  desde el mundo del deporte… Lo que nos ha hecho recordar otros casos de deportistas de élite que sufrieron un cáncer… Y volvieron incluso más fuertes tras superar la enfermedad. Ellos ganaron también fuera de los terrenos de juego:

1. Yeray Álvarez – tumor testicular

El futbolista del Athletic de Bilbao se enfrentó hasta por dos veces a un cáncer testicular. Fue diagnosticado por primera vez en diciembre de 2016 y, tras ser operado, volvió a los entrenamientos. Sin embargo, al final de la temporada pasada, en una concentración de la selección sub-21 la enfermedad reapareció y tuvo que recibir quimioterapia. Una vez más, el futbolista superó el tumor y a principios de este noviembre se reincorporaba a los entrenamientos con el Athletic.

2. Nené Hilario – tumor testicular

El jugador de baloncesto brasileño Nené Hilario recibió una dura noticia en 2008. Mientras militaba en los Denver Nuggets fue diagnosticado de un tumor de un centímetro en uno de sus testículos. Fue operado  y afortunadamente todo salió bien y hoy en día Nené machaca la canasta con la camiseta de su selección y de los Houston Rockets.

3. El Mono Burgos – cáncer de riñón

A principios de 2003 Germán El Mono Burgos triunfaba en el Atlético de Madrid cuando fue diagnosticado de un cáncer de riñón. Con su desparpajo habitual, el portero del equipo colchonero comentó a los médicos que mejor se operaba «el lunes» ya que tenía partido de liga ese fin de semana… No cuajó y al final Germán se operó de urgencia, pero afortunadamente todo salió bien. Una cicatriz de 35 puntos queda como mudo testimonio de la operación.

4. Lubo Penev – tumor testicular

En 1994 Lubo Penev era uno de los delanteros de moda de la Liga española. El futbolista búlgaro militaba por entonces en el Valencia y su selección se había clasificado para el Mundial de Estados Unidos de ese año… Sin embargo los médicos le detectaron un cáncer testicular y su carrera se detuvo en seco. Estuvo un año sin jugar y se quedó sin acudir al Mundial. Sin embargo, en 1995 volvió por la puerta grande: fichó por el Atlético de Madrid y fue uno de los artífices del histórico doblete atlético (Liga y Copa).

5. Kyle Kuric – tumor cerebral meningioma

El sonado caso de Kyle Kuric dio la vuelta al mundo. En octubre de 2015 el jugador de baloncesto estadounidense, que jugaba por entonces en el Gran Canaria, sufría de fuertes dolores de cabeza y el diagnóstico no pudo ser más descorazonador: meningioma en el cerebro. Kuric fue operado en Barcelona, pero sólo 5 meses después volvía a las canchas. Ahora triunfa en el Zenit de San Petersburgo.

6. José Molina – cáncer testicular

La imagen del portero José Molina con la cabeza rapada y una gran sonrisa se nos quedó grabada en la memoria en enero de 2003… Fue entonces cuando el jugador del Valencia confirmó la buena noticia: había superado un cáncer testicular tras 19 sesiones de quimioterapia. Molina volvió a jugar al fútbol y terminó su carrera en el Levante en 2007, con el que incluso celebró el ascenso a Primera en 2006.

7. Ivan Basso – cáncer testicular

«Sufrí una caída en la quinta etapa y me di un golpe en los testículos. Tuve fuertes dolores y no se me iban. Después de la crono me dolía más. Me han hecho análisis en el hospital y ha llegado la peor noticia. Debo dejar el Tour». Con estas palabras Ivan Basso anunciaba, en pleno Tour de Francia de 2015, que sufría un cáncer testicular. Sin embargo, en septiembre fue dado de alta y pudo volver a la competición. Aunque solo brevemente ya que, según él mismo explicó, su rendimiento había disminuido «y no hay razón para que traicione a mis fans».

8. Eric Abidal – tumor de hígado y transplante

El futbolista francés, por entonces jugador del FC Barcelona, anunciaba en marzo de 2011 que tenía «un tumor en el hígado». Operado un par de días después, volvió a jugar unos minutos testimoniales sólo un mes y medio después de la operación. Sin embargo, solo un año después, Abi recibió una noticia más dura aún: el cáncer había regresado y necesitaba un transplante de hígado. Operado con éxito (un primo le donó parte de su hígado), apenas volvió a jugar con el Barça, pero en 2013 fichó por el Mónaco y después por el Olympiacos griego para la temporada 2014/15… Y, aunque se retiró a finales de 2014, figura como ganador de Liga y Copa de esa temporada.

9. Arjen Robben – cáncer de testículos

Quizás muchos ni recuerden el duro momento que Arjen Robben pasó con apenas 20 años, recién fichado por el Chelsea tras una prometedora campaña en el PSV. El futbolista fue diagnosticado a principios de 2004 con un cáncer de testículos. Ese año, todavía en el PSV, apenas participó en un par de encuentros y estuvo a punto de perderse la Eurocopa de ese año, a la que al final acudió. Fue uno de los destacados de su selección. Curiosamente, a finales de 2004 confirmó la dolencia y que la había superado: había pasado todo el año tratándose. Durante la Eurocopa, de hecho, aún estaba en tratamiento… Al año siguiente ganó la liga con el Chelsea, siendo el mejor de su equipo.

10. Lance Armstrong – cáncer de testículos con múltiples metástasis

A pesar de que la mayoría le recordemos por la ingeniería del dopaje por la que se hizo con siete Tours de Francia (que le fueron retirados), Lance Armstrong tuvo que afrontar un cáncer casi mortal con 25 años, cuando su carrera comenzaba a dar sus primeros frutos. Corría el año 1996 y fue diagnosticado con cáncer de testículos con metástasis en pulmones y cerebro. Los médicos le dieron un 50% de posibilidades de vida. Sin embargo, dos años después reapareció más fuerte que nunca y empezó a encadenar una victoria tras otra… Aunque nunca sabremos cuanto hubiera ganado sin su dopaje masivo.